JUECES DE FAMILIA: ¿TIENEN LIBERTAD DE PENSAR?. ¿LA QUIEREN UTILIZAR?, ¿LA DEBEN UTILIZAR?

Como seguramente piensan Uds., nos referimos dentro de su trabajo legal, y decimos esto porque, muchas veces, padres y madres se vuelven locos buscando lógica a muchas decisiones judiciales. Ante esto, procede decir, para la gente que ha tenido la suerte de no tener procedimiento de familia alguno, que las decisiones de los jueces, ante un mismo problema, son distintas, porque hay leyes diferentes. Hablando claro, según se siente un juez, para ejercer de juez, en Bilbao, Burgos o Zaragoza, tiene distintas normas, por tanto, más que de la cabeza, sus decisiones quedan condicionadas por dónde está la silla dónde ejerce como juez.

Sin embargo, los jueces, y no sabemos si todos, sí se han tomado la libertad de pensar. Nos referimos a dos OBLIGACIONES que tienen marcadas en la ley. Y se lo aclaramos. Normalmente, el principal acontecimiento judicial, pedido por parte, o por ambos cónyuges, si casados estuvieran, es que uno de los dos miembros de la pareja, y a menudo padres, debe abandonar el domicilio familiar. Y, el artículo 103 del Código Civil, sin lugar a duda, y que no admite discusión, OBLIGA a indicar el lugar dónde el padre/madre, que debe abandonar el domicilio familiar, se podrá comunicar con los hijos comunes y tenerlos en su compañía. Nos tememos que los jueces han adoptado, creemos que por unanimidad, OBVIARLO.

Esta misma obligación se recuerda en el artículo 94 del citado Código Civil.

Y esto se indica porque, cada año, miles y miles de padres/madres deben irse a la calle cuando se ejerce el derecho del divorcio. Y parece de mal gusto que los jueces indiquen que veamos a los niños en la puñetera calle. Y por los abogados y procuradores que lo exigen, con la venia del Ministerio Fiscal, cuando comparece, y ése no fue el caso de mi familia.

Otros artículos, como el citado 103, y 93 del Código Civil, indican que es obligación del juez de turno indicar lo que debe aportar cada uno los padres para los gastos de los hijos comunes. La realidad es que hay cientos de miles de sentencias en que se indica sólo lo que debe aportar uno de los padres.

Es decir, ante unas obligaciones que no debieran admitir discusión, las vienen incumpliendo Sus Señorías.

Y la duda/pregunta que nos hacemos, y trasladamos a Uds., es si los jueces deben pensar, en lo que se llama libertad de cátedra, de una manera racional, cuando se celebran comparecencias judiciales, al amparo del artículo 771.2, en que se intentará un acuerdo de las partes.

Nos tememos que es hábito extendido entre los jueces de familia llamar a los abogados, fuera de un acto judicial, explorar posibles acuerdos, o presionar para que se lleguen a acuerdos.

Nos encontramos en realidades jurídicas en que los jueces pudieran NO con cumplir con las leyes, y en otras ser espectadores mudos de guerras crueles, salvajes, terribles, que terminan en consultas de psicólogos y psiquiatras, a veces con peleas físicas, y quizá con muertos.

Detrás de todo esto hay un negocio de millones de dineros en minutas y derechos de procuradores, miles de empleos en administraciones y asociaciones, cuando hay dos componentes en estos procedimientos de familia que hacen una mezcla mortal:  DERECHO A LA LIBERTAD y PROBLEMAS SOCIALES, en muchos casos.

Queridos niños que NO leeréis esto, toda esta barbarie la exigen y permiten en nombre de vuestro interés superior. Vivir para ver.

Jesús Ayala Carcedo, de la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: